¿Cómo afrontar los desafíos de la vida?

Todos tenemos que hacer frente a imprevistos. Ésos elementos de la vida sobre los cuales no tenemos control y que nos atemorizan. Nos encontramos con desafíos que nos hacen sentir incapaces de afrontarlos. Josué, a pesar de sus años de experiencia se encuentra en una etapa de la vida en la cual la inseguridad y el miedo parecen dominarle e incluso la emoción supera a la razón.

Yo no sé a qué tiene que enfrentarse ahora. ¿Qué es lo que alimenta sus ansiedades? ¿De qué tiene miedo? Hay tal vez esposas que tienen miedo de que su matrimonio se derrumbe. Hay padres que temen perder a su hijo o  a su adolescente. Existen hombres y mujeres que tienen miedo de perder su empleo. Algunos otros enfrentan desafíos mayores respecto a su trabajo, su hogar, su relación con los demás, etc. Usted tiene cosas que afrontar y  tiene miedo…

Observe la historia de Josué. Dios le da seguridad porque tiene miedo, pero ¿de qué se nutre este miedo?

Después de la muerte de Moisés, siervo del Señor,  habló a Josué, hijo de Nun y ayudante de Moisés. Le dijo: “mi siervo Moisés ha muerto. Por lo tanto, ha llegado el momento de que guíes a este pueblo,  los israelitas, a cruzar el río Jordán y  entrar en la tierra que les doy. Te prometo a ti lo mismo que le prometí a Moisés: “dondequiera que pongan los pies los israelitas, estarán pisando la tierra que les he dado: desde el desierto de Neguev, al  sur, hasta las montañas del Líbano, al norte; desde el río Eufrates, al oriente, hasta el mar Mediterráneo, al occidente, incluida toda la tierra de los hititas”. Nadie podrá hacerte frente mientras vivas. Pues yo estaré contigo como estuve con Moisés. No te fallaré ni te abandonaré.
Sé fuerte y valiente, porque tú serás quien guíe a este pueblo para que tome posesión de toda la tierra que juré a sus antepasados que les daría…
Mi mandato es: “¡sé fuerte y valiente! No tengas miedo ni te desanimes, porque el Señor tu Dios está contigo dondequiera que vayas”. Josué 1:1-9

Tres factores alimentaban los miedos de Josué y tres factores alimentan los nuestros:

El pasado: no permita que los recuerdos dolorosos del pasado apaguen su deseo de ver realizado lo que Dios ha preparado para usted.

El presente: no permita que los sufrimientos del presente detengan su progresión hacia la realización del plan de Dios para su vida.

El futuro: no deje que las preocupaciones que representa el porvenir le impidan completar la misión que Dios le ha dado desde ahora

Pequeños consejos:

  • Cuando la vida sea muy pesada y la desesperanza te invada, ¡esfuérzate y sé valiente!
  • Cuando la gente a tu alrededor te lastime o te decepcione, ¡esfuérzate y sé valiente!
  • Cuando tus sueños se desvanezcan y tus proyectos fracasen, ¡esfuérzate y sé valiente!
  • Cuando las circunstancias sean molestas y el porvenir te angustie, ¡esfuérzate y sé valiente!
  • Cuando estés cansado de penar y tengas ganas de dejarlo todo, ¡esfuérzate y sé valiente!
  • Cuando no sepas más en qué pensar y tus ideas sean confusas, ¡esfuérzate y sé valiente!
  • Cuando todo parezca obscurecerse, ¡esfuérzate y sé valiente!
  • Cuando nada salga bien y no veas soluciones, ¡esfuérzate y sé valiente!

¡Porque el valor es central en la vida! Lo necesitas a cada instante.

Dios nunca te ha prometido que todo será fácil, pero te asegura una provisión divina de valentía. Él es la Fuente… y te dice dulcemente al oído:

¡Esfuérzate y sé valiente! No tengas miedo ni te desanimes, porque el Señor tu Dios está contigo dondequiera que vayas.” Josué 1:9

 

0 réponses

Répondre

Se joindre à la discussion ?
Vous êtes libre de contribuer !

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *